fbpx
Plaza Flores
Buenos Aires

Barrio de Flores, 10 lugares con historia para descubrirlo

«…En Rivadavia y Donato Álvarez, a unos veinte metros antes de llegar a esta última, existe aún un ceibo gigantesco. Contra su tronco se apoyan las puertas y contra marcos de un corralón de materiales usados. En la misma esquina, y enfrente, puede verse un grupo de casas antiquísimas en adobe, que cortan irregularmente la vereda. Frente a estas hay edificio de tres pisos, y desde uno de esos caserones salen los gritos joviales de varios vascos lecheros que juegan a la pelota en una cancha….”

Roberto Arlt – Molinos de Viento

Aunque algunos señalan su comienzo allá por 1790 es en realidad en 1806 que Flores queda oficializado como Pueblo. Este barrio de Buenos Aires supo ser el refugio de verano y fin de semana de las elites porteñas, y fue creciendo con el avance del Ferrocarril del Oeste que vendría a transformarlo todo. El Barrio de Flores está colmado de historia, personalidades y curiosidades además de acontecimientos políticos; fue lugar, por ejemplo del encuentro de Pueyrredón y San Martin, el paso de Belgrano y la despedida póstuma del mismísimo Facundo Quiroga, hasta ser el lugar donde se firmó el pacto de San José de Flores, donde la separada Buenos Aires se une a la confederación y acepta la Constitución Nacional del año 1853.

Plano Barrio de Flores inicios

Al igual que el Barrio de Le Marais en Paris, Flores tuvo una movida artística y cultural importante, ya que supo ser el hogar de personalidades importantes como poetas, escritores y cantantes de tango. Un barrio que con orgullo muestra su historia en cada esquina que puede, en ese contraste de la Biblia y el Calefón, a Hugo del Carril, Baldomero Fernández Moreno, Roberto Arlt y vio nacer la vocación religiosa del Papa Francisco entre otros.

Un barrio donde los altos edificios la avenida más larga del mundo (que fue en su época el Camino Real) y su importante centro comercial conviven, dando vuelta a la esquina, con un paisaje de casas antiguas resistiendo como puede al olvido o al mismo desarrollo. Pero es también un barrio que incita a la imaginación, sino pregúntale a Alejandro Dolina que a través de su novela “el Ángel Gris” supo darle vida a callecitas y esquinas flores con sus historias.

Barrio de Flores

1.Plaza Flores

Siempre estuvo ubicada en el lugar asignado originalmente (Av Rivadavia entre Pedernera y Fray Cayetano Rodriguez), solo que al principio se llamaba 14 de Julio.

Hasta finales del siglo XIX la Plaza fue una especie de Parador, una posta donde se estacionaban las carretas y se paraba para descansar y luego seguir camino. Pero también en otros tiempos tuvo una funcionalidad poco poética. Durante el período Rosista, la plaza fue lugar de fusilamiento e incluso el campo de operaciones del ejército de Hilario Lagos contra Rosas en 1852. Con la Caída de Rosas se renuevan las ideas traídas de Europa y la plaza deja esos usos para ser un lugar de esparcimiento, ocio, verde y cultura.

Barrio de Flores

Finalmente en 1894 La plaza pasa a llamarse definitivamente Plaza Pueyrredón aunque todo el mundo la conoce “Plaza Flores”.

2.Basílica de San José de Flores

En el año 1806 (el mismo año de las primeras invasiones inglesas) comienza la construcción de la iglesia de Flores. La primera construcción era bien simple, de adobe, madera y barro levantada con el esfuerzo de sus vecinos, pero realmente precaria.

Basilica de San Jose de Flores

Cuatro años más tarde en 1810, ya comienzan a usar ladrillos pero su construcción queda detenida  por falta de fondos hasta que en 1831 por decisión de Rosas fue terminada e inaugurada la primera construcción. Poseía un estilo neoclásico con  un pórtico de 6 columnas, manteniendo el estilo colonial. La fachada de la Iglesia culminaba en dos campanarios gemelos de forma cilíndrica y altura reducida.

Pero con al avance y crecimiento del Pueblo esta pequeña Iglesia comenzaba a quedar chica por lo que se procedió a su renovación en lo que sería la arquitectura  definitiva  que finalizo en 1883.

Basilica San Jose de Flores primera construccion

La iglesia fue elevada a Basílica menor “en enero de 1912 por el Papa Pio X.

Aunque sea muy conocido no puedo dejar de contar que fue aquí donde el Papa Francisco descubrió su vocación religiosa

Basilica San Jose de Flores interior

3.La Estación y el Pasaje Hugo del Carril

Pasaje Hugo del Carril Flores

Junto al edificio de la Estación de Ferrocarril de Flores construido en 1885 (hoy Tren Sarmiento) se encuentra el renovado pasaje Hugo del Carril. Nombrado así en honor al cantante que vivió en este Barrio de Flores. Son solo 100 metros que transcurren pegados a la estación entre las calles Bolivia y Artigas.

Pasaje Hugo del Carril mural

En esa cuadra encontraremos murales  de mosaicos, tanto de Hugo del Carril, el Papa Francisco – otro vecino del barrio – y Baldomero Fernández Moreno, todo en un espacio muy pintoresco que homenajea a sus vecinos ilustres.

Papa francisco mural

4.Casa Marcó del Pont

Cruzando del otro lado de la estación de Flores nos encontraremos con la Casa de Marcó del Pont en la calle Artigas 202. Sus inicios datan de 1857 como casa de verano o quinta de fin de semana. Actualmente pertenece al patrimonio histórico de la Ciudad  y fue declarada monumento histórico Nacional funcionando hoy como Centro Cultural.

Recordemos que San José de Flores era una zona de quintas alejada del centro de la ciudad (si nos referimos al centro como la zona portuaria y sus alrededores) y que gracias a la aparición del Ferrocarril del Oeste comenzó su expansión y consolidación como Pueblo primero y como Barrio de la Ciudad de Buenos Aires después.

Casa Marco del Pont

En 1860 los hermanos Marco del Pont compran unos terrenos linderos a la vías del ferrocarril – muchos historiadores dicen que ya estaba la construcción – viendo la potencialidad de la zona.  Pero cuando en 1871 la fiebre amarilla (sí, en siglos pasados también tuvimos Pandemias) azotó Buenos Aires, Antonio Marcó del Pont decidió instalarse con su familia definitivamente en la casona. Esta epidemia provocó la migración de varias familias hacia esta zona escapando de la Fiebre Amarilla que redujo en un tercio a la Población de Buenos Aires con aproximadamente 14000 muertos, más que nada debido a las condiciones poco higiénicas de la ciudad en esa época, por ejemplo la falta de clocacas.

Cuentan que personalidades importantes se alojaron aquí como el mismo Bartolomé Mitre. Así la casona fue pasando de generación en generación hasta que fue adquirida por la empresa de Ferrocarriles del Oeste en 1929.  Luego cayó en el abandono  e incluso sufrió usurpaciones ilegales, pero en 1976 fue declarada monumento histórico nacional. En los años 1997/8 fue finalmente restaurada.

Es la única casona de Flores de estilo italianizante  que logro mantenerse en pie. Su estructura es en forma de “U”  y  supo ocupar una cuadra. Tenía 14 habitaciones  un patio interno y una galería con columnas que dan, como era característica en su época, con vistas a las vías del tren.

5.Los Murales de la Galería

En la Avenida Rivadavia 6830 a una cuadra de la plaza, se encuentra la Galería San José de Flores. Antes de que se inventaran los Shoppings y las grandes superficies, las galerías eran lo más moderno que existía. Permitían agrupar a varios locales comerciales en un mismo espacio sin necesidad de tener que caminar mucho para encontrar lo que uno estaba buscando.

Galeria San Jose de Flores

Su peculiaridad es su cúpula pintada por artistas de la época . Precisamente en 1956, el constructor de la galería San José de Flores, José Angelelli, convocó a cuatro artistas: Juan Carlos Catagnino; Demetrio Urruchúa, Enrique Policastro y Spilimbergo,  para decorar la cúpula del edificio con motivos alegóricos del barrio.

Aunque el espacio se dividió en cuatro partes, una para cada creador, Lino Enea Spilimbergo se enfermó y no logró concretar la de él. La terminaron sus colegas.

Castagnino pintó el campo y el puerto para demostrar la fraternidad entre los pueblos.

Con la misma paleta de ocres y tierras como base Policastro dibujó la Pachamama, pero su paisaje del norte argentino desemboca en Flores, con los personajes típicos de la época.

Urruchúa retrató a un caminante ilustre del barrio, Baldomero Fernández Moreno, en un camino cargado de símbolos: la educación, la libertad, el trabajo, la música y el dibujo.

Vale la pena darse una vuelta para detenerse a apreciar estos detalles que pocas veces vemos.

6.La Farmacia (Bar Notable)

La Farmacia Bar Notable

A pocas cuadras de la bulliciosa Avenida Rivadavia justo en la esquina de Directorio y Riviera Indarte, te espera una linda pausa. La antigua farmacia de barrio convertida a Bar Notable. Fiel a su estilo antiguo, me hizo acordar a esos Bodegones de la Boca con barra de madera, cuadros vintage y revoques de ladrillo. En cada rincón tiene elementos decorativos antiguos que la transforman en prácticamente un museo y sentís que te transportas en el tiempo.

Apenas entras vas a encontrar una fusión entre bebidas y frascos de remedios antiguos, que conviven de una manera muy creativa. Se trata del único Bar notable de Flores y podes tomar desde un buen café y recargar energías hasta probar una excelente picada. Esa es tu decisión. Yo te recomiendo conocer y disfrutar de un buen recreo para hacer una pausa en esta recorrida por el Barrio de Flores. Encontralos en Instagram:  @Restobarlafarmacia

La Farmacia Bar Notable

7.Flores – Barrio de Poetas y Escritores

Hubo una época en que vivieron todos, al menos los más importantes, en la misma época: Roberto Arlt, Alfonsina Storni, Oliverio Girondo, Baldomero Fernández Moreno, entre otros. En el barrio de Flores casi por coincidencia o no se dio esta circunstancia de vecindad literaria. Es un barrio que aun hoy al caminar estimula a la imaginación.

Barrio de Flores

Ya me encontré yo a través de un texto de Roberto Arlt “Molinos de viento” siguiendo la ruta de ese Flores que el describía.

…En Rivadavia y Donato Álvarez, a unos veinte metros antes de llegar a esta última, existe aún un ceibo gigantesco. Contra su tronco se apoyan las puertas y contra marcos de un corralón de materiales usados. En la misma esquina, y enfrente, puede verse un grupo de casas antiquísimas en adobe, que cortan irregularmente la vereda. Frente a estas hay edificio de tres pisos, y desde uno de esos caserones salen los gritos joviales de varios vascos lecheros que juegan a la pelota en una cancha….”

Continuamos caminando por Rivera Indarte y llegaremos a uno de los ex barrios municipales de Flores, cuyo nacimiento data de 1928. Recorrer sus callecitas con esas casitas adosadas, aclaro muchas ya reformadas, pero sin perder el encanto de veredas pequeñas y llena de  flores, te transporta a esa época en donde todo era más sencillo y donde el arte y la cultura florecían a la vuelta de la esquina.

Si quieres saber más de la arquitectura e historia de este barrio te dejo un enlace a esta nota del diario Clarin

Casa de Baldomero Fernandez Moreno

En la Intersección de Francisco Bilbao y Rivera Indarte nos encontraremos con la casa de Baldomero Fernández Moreno, uno de los más reconocidos poetas y escritores argentinos, que supo retratar con su pluma la estética de los Barrios Porteños de su época.

Casa Baldomero Fernandez Moreno

La casa que fue su último domicilio se encuentra en una calle de escasos 40 metros justo en la esquina adosada a una casa gemela, pero la de Baldomero cuenta con una curiosa escalera exterior que comunicaba a su oficina del primer piso.

Mediante la Ley 24. 384 de 1996 fue declarada Monumento Histórico artístico

Baldomero Fernández Moreno quizás más conocido por su poema “setenta balcones y ninguna flor”, es considerado uno de los poetas más importantes de la corriente denominada «sencillismo», ya que sus poemas exaltaban composiciones pequeñas y cosas simples. .Hijos de padres españoles, además fue médico rural. Fue colaborador de periódicos y varias revistas y obtuvo el Premio Nacional  y el municipal de literatura.

Baldomero compró esta casa en 1936, con el dinero del premio de Literatura Nacional de Poesía que ganó en 1935, que era algo así como 20.000 pesos.

8.Museo de Flores

Es único en su tipo, un museo dedicado  a la historia del barrio, El Museo exhibe en 8 salas colecciones exclusivas y originales, objetos, cuadros, medallas, fotos, planos, postales e información sobre el barrio de Flores, encontrarás más  de 1000 objetos .

Museo Barrio de Flores
Museo de Flores (Foto gentileza y propiedad del Museo de Flores)

Este emprendimiento cultural, funciona en una gran casa tipo Petit Hotel en el corazón del barrio. Pagina del Museo.

9.Iglesia Nuestra Señora de Lourdes

En  Rivadavia 6280, nos encontraremos con esta bella iglesia de estilo neogótico francés de una sola nave, construida en 1929. Tiene una pequeña gruta en la parte de enfrente y su interior es realmente asombroso. Así que antes de nuestra última parada te recomiendo que la visites.

Iglesia nuestra señora de Lourdes

10.Patio de los Lecheros

Era una antigua estación de tren de descarga  y aprovisionamiento de leche, ubicada en la calle Donato Álvarez y las  Vías  del tren.

Nació como estación para traer la leche de los tambos del interior. Así todos los días los lecheros esperaban la llegada del tren con la leche para comenzar a hacer el reparto cada mañana, por lo que era uno de los lugares con más actividad comercial de la Ciudad de Buenos Aires.

Como ya dije anteriormente esto era posible gracias al Ferrocarril, que permitió gradualmente el desarrollo del Barrio.

Como este sistema carecía de control bacteriológico, fue en 1961 al prohibirse la comercialización de leche sin el proceso de pasteurización que se dió fin al sistema del carro lechero. Los terrenos donde funcionaba estuvieron abandonados por muchos años, hasta que el Gobierno de la Ciudad los recuperó, creando un importante Polo Gastronómico para el Barrio.

Patio de los lecheros hoy

Si quieres saber más del Patio Lechero podes visitar su Instagram @patiodeloslecheros.

Bonus: Una Canción Coreana (mejor restaurante coreano en Buenos Aires)

Y este extra no podía faltar. Amante de la cultura y gastronomía coreana que soy, tengo que recomendar si o si el que considero el mejor restaurante de comida coreana en Buenos Aires, y no soy la única que lo dice ya que fue elegido en 2019 como uno de los 10 mejores restaurantes de Buenos Aires.

una canción coreana restaurante

Para asegurarse tener un lugar debes hacer una reserva; no te preocupes, no es que es imposible conseguir una mesa, pero sí usan este sistema y le dan prioridad a quienes SI han hecho reserva (hoy en día debido al Covid-19 están haciendo Delivery y Takeaway).

Tiene platos típicos de la comida coreana y para mí el más recomendado, el Kimchi, uno de los más ricos que probé, incluso puedes comprar en el local  para llevar a tu casa.

na canción coreana restaurante

El menú (muy bien pensado de manera gráfica para quienes no conocen la comida coreana) cuenta con varios platos típicos, en idioma coreano y español y además cuenta la historia de cada plato detallando todos los ingredientes y el nivel de picante de cada plato. Atendido por sus dueños, uno se siente siempre bienvenido. Encontralos en Instagram: @una.cancion.coreana

Espero que este recorrido por la historia, curiosidades y personalidades ilustres del Barrio de Flores te haya gustado. Dejame tu comentario, cual te sorprendió más?

Hasta el próximo post!

NO TE PIERDAS MIS TIPS DE VIAJES
QUIERES RECIBIRLOS EN TU CORREO?

Únete a nuestra comunidad de viajeros. Ya somos un montón!

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NO TE PIERDAS MIS TIPS DE VIAJES
QUIERES RECIBIRLOS EN TU CORREO?

Únete a nuestra comunidad de viajeros. Ya somos un montón!