Tierra del Fuego
Invitados

Tierra del Fuego – Hasta el Fin del Mundo y más allá

Tierra de sueños, de misterios, de aventuras… Para algunos es el “Fin del Mundo”, para otros, el “comienzo de todo”. Lo concreto es que visitar Tierra del Fuego es una experiencia inolvidable.

El territorio más Austral

Su nombre oficial es Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur y es la provincia más joven de la Argentina (26 de abril de 1990). Además, tiene otras particularidades: es la más extensa del País (1.002.445km2), la única bicontinental (América y Antártida) y que tiene una porción de su territorio en litigio internacional (Islas Malvinas); para acceder por tierra hay que hacerlo desde la República de Chile y cruzar el estrecho de Magallanes en un ferry y su capital, Ushuaia, la ciudad más austral del mundo, se encuentra del otro lado de la cordillera de los Andes.

Tierra del Fuego Patagonia Argentina

Su ubicación geográfica y su imponente paisaje actúan como un imán para los viajeros. Y así ha sucedido a lo largo de los años. Desde 1520, cuando el marino portugués Hernando de Magallanes la bautizó como Tierra de los Fuegos, por la cantidad de fogatas encendidas por los selknams (onas), pasando por los cientos de navegantes que naufragaron con la intensión de conquistarla, hasta los visitantes actuales.

Hasta Julio Verne quedó cautivado por Tierra del Fuego. Sin conocerla, se inspiró en ella para escribir su libro “El Faro del Fin del Mundo”, que se encuentra en la Isla de los Estados y no en el canal de Beagle. El que se observa en las excursiones es el faro Les Éclaireurs.

Como llegar hasta el Fin del Mundo

Tierra del Fuego presenta un escenario distinto en cada estación del año. Inviernos con días cortos (siete horas de luz solar) y con sus colores blancos y azules; otoños rojizos y veranos con largas jornadas de 17 horas de claridad.

Tierra del Fuego

A esta provincia austral se puede acceder por distintas vías: aérea (aeropuertos Islas Malvinas -Ushuaia- o Ramón Trejo Noel -Río Grande-), el vuelo desde Buenos Aires sin escala tiene una duración aproximada de tres horas y media; marítima (Puerto de Ushuaia) o por tierra.

Si se elige esta ultima opción hay que tener en cuenta que, desde Buenos Aires, 7 descansando por las noches, se tardan tres días en recorrer los 3100 kilómetros que la separan de la capital fueguina. Solo hay 15 kilómetros de ripio, el resto del trayecto se hace sobre asfalto.

Si el viaje se realiza en invierno hay que tener en cuenta que desde abril a septiembre se pueden producir heladas, por lo que es conveniente transitar con cubiertas especiales (con clavos o siliconadas). Como existen trayectos largos sin estaciones de servicio es recomendable cargar nafta en cada estación que encontremos en el camino. Conviene, también, reservar hoteles con anterioridad. En temporada alta puede complicarse encontrar alojamiento.

Tierra del Fuego Patagonia Argentina

La última ciudad argentina en el continente es Río Gallegos. A 68 kilómetros de aquí se encuentra el paso fronterizo Integración Austral, donde se realizan los trámites migratorios para salir del país e ingresar a la República de Chile. Es importante tener en cuenta que no está permitido transportar legumbres, carne con hueso y alimentos crudos del tipo vegetal y animal.

Para transitar por las rutas chilenas es necesario contar con un seguro especial, (SOAPEX) que es exigido por la legislación de ese país para todo vehículo con patente de otra nación. El seguro se contrata online –http://soapexonline.cl– y solo por los días que transitemos por sus rutas.

Estrecho de Magallanes e Isla Grande

La próxima parada será Punta Delgada. Desde aquí zarpa el ferry que cruza el Estrecho de Magallanes en una navegación de unos veinte minutos. El pago por el cruce se realiza a bordo y se puede hacer en pesos argentinos. A veces, cuando las condiciones climáticas acompañan, se pueden observar a las toninas overas nadar sobre las frías aguas del estrecho que une los océanos Atlántico y Pacífico.

Tierra del Fuego Patagonia Argentina

Una vez en la Isla Grande de Tierra del Fuego, el nuevo destino es el paso fronterizo de San Sebastián, donde hay que realizar nuevamente los trámites migratorios, esta vez, para ingresar a la Argentina.

La ruta que nos llevará a Ushuaia es un repaso por la geografía que caracteriza a la Patagonia (llanuras, bosques y montañas). La estepa esta presente en el primer tramo, donde se encuentra la ciudad de Río Grande, a 94 kilómetros de San Sebastián, un lugar soñado para los amantes de la pesca deportiva, con mosca, de la trucha. La temporada de pesca es de noviembre a mayo.

En Río Grande se pueden realizar caminatas, avistaje de aves playeras, recorrer estancias y conocer la historia de esta ciudad de calles y veredas amplias.

Tolhuin – Pura Naturaleza Salvaje

A 114 kilómetros de aquí se encuentra Tolhuin, rodeada de bosques y con el lago Fagnano en su cabecera. En esta ciudad, existen distintos complejos de cabañas y un escenario ideal para disfrutar de los sonidos de la naturaleza. En todo este tramo hay que tener mucho cuidado con los Guanacos que pastan, en manadas, al costado del camino. Su color amarronado se confunde con el paisaje y a veces cruzan inesperadamente por la ruta.

Tierra del Fuego Patagonia Argentina

A partir de aquí, el camino se hace más sinuoso y ascendente. En el trayecto existen distintos puntos panorámicos, pero el más pintoresco es el mirador ubicado en el “paso Garibaldi”. Desde aquí se observa el lago Escondido y la inmensidad del paisaje fueguino. La ruta cruza la cordillera y bordea valles, donde se encuentran los principales centros invernales; donde además de comer el clásico cordero fueguino al asador, se pueden realizar, dependiendo de la época del año, distintas actividades, como cabalgatas, senderismo, caminatas con raquetas, esquí alpino y de fondo, snowboard, conducir moto de nieve, pasear en trineo tirado por perros…  

Ushuaia esta a 106 kilómetros de Tolhuin y su entorno se asemeja a un anfiteatro natural. Rodeada de montañas, donde sobresale el monte “Olivia” y el “Cinco hermanos”, y con el canal de Beagle que nace en sus costas.

Tierra del Fuego Patagonia Argentina

Entre las actividades que se pueden hacer en Ushuaia se destacan las visitas al “Parque Nacional”; navegar por el canal de Beagle; conocer los museos, entre ellos el del Presidio que custodió a los presos más peligrosos del siglo pasado; volar en helicóptero; viajar en el “Tren del Fin del Mundo”, que hace parte del trayecto que hacían los presos para recolectar leña y piedra, y recorrer Puerto Almanza, un pequeño poblado gastronómico, ubicado a 75 kilómetros de Ushuaia, y especial para degustar la centolla.

Todo lo que se respira y vive aquí tiene el condimento de estar en el Fin del Mundo, o en el comienzo de todo. Solo queda recorrerla, conocer su historia, disfrutar de la naturaleza y juntar fuerzas para volver. Si en tus caminatas, te llegas a encontrar con una planta de calafate (un arbusto espinoso) no dejes de probar su fruto. Cuenta la leyenda que, “quien come Calafate, siempre vuelve”.

NO TE PIERDAS MIS TIPS DE VIAJES
QUIERES RECIBIRLOS EN TU CORREO?

Únete a nuestra comunidad de viajeros. Ya somos un montón!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NO TE PIERDAS MIS TIPS DE VIAJES
QUIERES RECIBIRLOS EN TU CORREO?

Únete a nuestra comunidad de viajeros. Ya somos un montón!